26.4.07

Hasta siempre, profesor Watanabe


Jardín Japonés

La piedra
entre la blanca arena rastrillada
no fue traída por la violenta naturaleza.
Fue escogida por el espíritu
de un hombre callado
y colocada,
no en el centro del jardín,
sino desplazada hacia el Este
también por su espíritu

No más alta que tu rodilla
la piedra te pide silencio. Hay tanto ruido
de palabras gesticulantes y arrogantes
que pugnan por representar
sin majestad
las equivocaciones del mundo.

Tu mira la piedra y aprende: ella,
con humildad y discreción,
en la luz flotante de la tarde,
representa
una montaña.

(José Watanabe, 1946-2007)

Profesor Watanabe, ¿dónde lo ubico a Ud. ahora? Se nos quedaron muchos buques de guerra en el astillero, episodios históricos insólitos qué contar, y pintores canónicos cuyo desconocimiento aún falta que Ud. me reproche.

¿Con quien se podrá conversar ahora sobre los moches, Evangelion, Asimov y Kurosawa con tal sencillez y a la vez, tanto juicio?

Duerma ahora con la paciencia de las grandes piedras, José Watanabe.

1 comentario:

C dijo...

Hola Fabber, logre encontrar tu blog!

saludos

Carlos W