9.5.07

Ciencia Ficción, género o ambientación

Este post originalmente lo puse en la lista de Coyllur CF hace un par de meses, y la dejé pendiente para copiarlo al blog. Siempre hay descuidos pero nunca es tarde ...

Siempre salta a nuestra tarima el fructífero debate sobre la CF y su condena a una visión peyorativa por parte de un vasto (y a veces basto) sector de nuestros omniscientes críticos e intelectuales influyentes del mundillo cultural. Sobre este tema saqué una conclusión, quizá ya encontrada antes por otras personas (pero yo ni enterado) sobre un par de las razones principales de este desprecio abierto:

PRIMER ARGUMENTO, la Brecha Generacional y el prestigio del crítico: Esta no es mía totalmente, sino que varias ideas salieron en una conversación con mi amigo el también novel escritor Percy Espinoza (que creo tuvo una mención honrosa en un premio Coyllur anterior).Un crítico de literatura o una autoridad en un tema afín, basa su prestigio y autoridad en haber leído más que TÚ, amigo lector promedio. Y junto con haber leído más que tú, en demostrarte que su gusto es mejor que el tuyo. La combinación de ambos factores dan como consecuencia una "paternidad" en las cuestiones que él domina y que uno siente que no tanto.Y a veces es necesario. Siempre hay un maestro y un discípulo. ;)
Los buenos críticos te orientan sobre aspectos de obras en los que quizá no te fijaste, y también te recomiendan cosas que a ellos les impactaron y entusiasmaron, por lo que quieren compartir ese gozo intelectual contigo. También se apasionan y dan de alma, a veces de manera exagerada, a obras que ellos consideraron una pérdida de tiempo, y tarde o temprano desarrollan favoritismos, inevitables, por uno que otro autor y uno que otro género. La prueba del buen crítico es enfrentarlo a algo que no conocía, ponerlo frente a su ignorancia sobre todo un universo que no ha tocado, y ver si su reacción es:
a) El buen crítico: Explorarlo
b) El crítico estancado: Ignorarlo o despreciarlo.
Juguemos rol:Eres un crítico de literatura. Eres un escritor conocido. Tienes 50 años. Quizá tienes menos, 35. Te complaces de saber al menos lo principal de lo escrito por la humanidad, con algunos comprensibles huequitos por allí quizás, además de ser conocedor de una serie de escritores de poco dominio público que te da tu plus de estilo y conocimiento por encima del promedio. Eres una autoridad. Y de repente descubres un día que todo un género que siempre consideraste basura e ignoraste, tiene no solo excecpciones, sino constantes joyas de la literatura que jamás leíste por asomo. De pronto hay toda una comunidad de, ay, profanos al mundillo, que han gozado de esas joyas. Saben más que tu. Tu autoridad nota que le hace falta una pata entera a su trono. Pero no todo está perdido. No estás solo en tu ignorancia. Gran parte de tu generación se perdió de 150 años y más de fructíferos y deliciosos universos imaginados (a estas alturas ya no puedo ocultar que tomo como ejemplo la CF) por prejuicios políticos y culturales.Entonces, no estás solo. Puedes ejercer el desprecio.No te perdiste de nada importante, solo es un género que no vale la pena visitar. Y como eres open mind admites algunas obras de CF en tu repertorio: Crónicas Marcianas de Bradbury, quizá porque la prologó Borges; 1984 y Un Mundo Feliz, por su sátira política, un poco de Stanislav Lem porque te gustó Solaris de Tarkovsky, algunas más y paras de contar. Al fin y al cabo eso ya no es totalmente CF. Ahora que te gusta, es literatura. Y también para el resto. Pontificas. Tus amigos generacionales pontifican contigo. Y dejas que la CF siga nadando en las viscosas aguas del anatema cultural. Porque no te puede gustar la CF. Solo te gusta la literatura de verdad. Fin del juego.
¿Luz al final del túnel? La hay ¿Cuál? El ciclo vital. Todo nace, crece, se reproduce y muere. Cada generación se va filtrando de un número mayor de sangre fresca que admite la CF como culturalmente válida y no como un placer culposo. El mismo camino que siguió el cómic, la novela policial, el género de cowboys, lo sigue la CF. Aunque parece más tortuoso, porque el mundo literario parece ser más conservador que el de las artes plásticas o el cine. ¿La receta? Paciencia y a poner el siempre mencionado granito de arena: defender y blandir orgullosos las brillantes e iluminadas banderas en neón de la CF, dignas de verse al lado de los demás estandartes de la literatura.Justo esto lleva al segundo argumento: la CF se confunde con un estilo, con un género, con un ísmo, pero no lo es. No es comedia, no es drama, no es terror, no es policial, no es aventura, no es novela rosa ni negra, no es monólogo interior ni minimalismo verbal, ni experimentación ni estructura clásica, pero es a la vez todo lo anterior y más porque:


SEGUNDO ARGUMENTO: La CF más que un género, es ambientación.
¿What? ¡Pero si mi género favorito es la CF!

404 Error. Not found.
El problema con mucho del desprecio a la CF es que se la asocia a un estilo determinado: el estilo de las novelas pulp que eran lo primero de CF que tenían al alcance nuestros abuelos y aún nuestros padres. Un estilo de prosa pre-era dorada o en el mejor de los casos, asimoviano. Explicativa y simple en muchas ocasiones (aún así, a muchos nos gusta igual). Vale decir que no es una aseveración categórica cerrada y que la vieja ciencia ficción de comienzos de siglo ya tenía sus joyas. Pero de esta manera cuando se topan con cosas como las de Jack Vance, John Varley, o incluso Frank Herbert para citar algunos aleatoriamente, se dice que ya no es CF, que ya trascendió el estilo. Si no aparecen pistolas de rayos y el científico exponiendo en una parrafada de tres páginas su teoría de porque el rayo de neptunio te transforma en un cocofante antropófago, ya dejo de ser CF. La arrebatan de esa clasificación, indigna de la buena literatura según ellos.La clasificación popular de géneros SÍ tiene a la CF como un género. Pero en una clasificación clásica y derivado de lo aristotélico, cuyo criterio unificado ayuda a sentar una base común a la crítica literaria, no. La CF se escapa a lo clásico y abarca muchos géneros.

Es Ciencia Ficción, el nombre que usamos para la ficción especulativa, y quizá sea esa primera palabra "ciencia" la que restringe en la mente de muchos críticos todo lo que puede abarcar. La palabra ciencia conduce al prejuicio de que exclusivamente hay naves espaciales y aventuras planetarias. Aún así, ese solo prejuicio conduce a no gozar de las grandes obras de la "space opera". Cuando inventamos una historia es ficción. Depende de lo que haga con esa ficción podemos estar en varios tipos de ficciones que en esta ocasión me atrevo a clasificar en tres ambientaciones, tomando en cuenta tres factores de ambientación: leyes de la realidad, espacio y tiempo.
Apuesto a que ya se le ocurrió a alguien antes dividirla así, y quizá solo repito subconscientemente algo ya aprendido, pero creo le añado algo mío a esta particular división:

Ficción Clásica: Distinguida por el espacio.
LEYES DE LA REALIDAD: No se rompe ley alguna de la naturaleza por ningún motivo.
ESPACIO: Se desarrolla en un espacio existente o que existió.
TIEMPO: Línea histórica real.
Ficción Fantástica: Distinguida por las leyes de la realidad.
LEYES DE LA REALIDAD: Se rompe como mínimo una o más leyes de la naturaleza con un fundamento de posibilidad de naturaleza mágica.
ESPACIO: Se puede desarrollar en un espacio existente o inexistente.
TIEMPO: Cualquiera, real o imaginario.
Ficción Especulativa (nuestra querida CF): Se distingue por el Tiempo.
LEYES DE LA REALIDAD: No es necesario romper alguna, pero si se rompe tiene un fundamento de posibilidad no mágico, de un grado diverso de factibilidad.
ESPACIO: Se puede desarrollar en un espacio existente o inexistente.
TIEMPO: Línea histórica especulativa con un fundamento de posibilidad no mágico, de un grado diverso de factibilidad.
A estos tres colores básicos se mezclan ingredientes menores. Añadimos una historia romántica y podemos generar una novela rosa ambientada en París de 1945, en Narnia, u otra vez en París de 1945, pero ocupada por los rusos.Tampoco son compartimientos estancos. Mezclamos un montón de ficción clásica con un poco de fantástica: Cien Años de Soledad. Mezclamos mucha fantástica con un poco de especulación y tenemos Star Wars. Mezclamos mucha especulación con algo de clásica y cocinamos 1984. Mezclamos mucha especulación y algo de fantástica: Duna. Entonces no se puede despreciar ninguna de las tres ambientaciones, por más que la ficción clásica sea la ficción con mayor cantidad de obras "inmortales", si se desprecia la ficción fantástica se pierde uno de Sueño de una Noche de Verano de Shakespeare, El Paraíso Perdido de John Milton, Fausto de Goethe, a Tolkien, entre tantas cosas (y jalando un poco el concepto, toda la mitología griega, escandinava, maya, rusa, china, japonesa, etc.)Y si se desprecia la ficción especulativa, que es lo mismo que la CF, su nombre popular y más conocido, sería ocioso en este artículo mencionar de que se pierde uno.

La ficción especulativa es la más nueva, nace con los albores del método científico, así como la fantástica nace de los albores de las creencias místicas y la clásica de la experiencia cotidiana. En ella encontramos practicamente todos los géneros y estilos de la literatura contemporánea. El despreciar algo solo porque aparece una nave espacial, o se proyecta 20 años en el futuro, se ambienta en una Europa dominada por los Otomanos, o en un paraíso nanotecnológico, es ignorar la tercera parte de la literatura potencial y una parte significativa de la mejor literatura existente.La ficción especulativa crece y madura. Es la ciencia ficción, una literatura con muchas posibilidades de creación humana, la literatura del futuro.

9 comentarios:

julio80 dijo...

Julio Verne ¿sería ciencia ficción cierto? Una interesante ciencia ficción para su tiempo!

YOFFY dijo...

Me ha parecido muy bueno lo que dices. La mejor forma de saber es leer, sin miedo, sin prejuicio. Fundación de Asimov me encantó. Voy a usar, si me permites, lo que escribes, para mi clase. Charlar sobre esto con los mayores será interesante. Gracias
(Los jóvenes "devoran" esta literatura)

Daniel Salvo dijo...

"Eres una autoridad. Y de repente descubres un día que todo un género que siempre consideraste basura e ignoraste, tiene no solo excepciones, sino constantes joyas de la literatura que jamás leíste por asomo. "

Magníficamente expresado. Felicitaciones.

vp dijo...

Hola

Muy interesante tus reflexiones, las lei en la lista Coyllur pero aqui aparecen refinadas y un pocas mas cuajadas.

Sin embargo hay un aspecto digno de ser considerado y es el tipo de lectores de la CF, al menos la constatacion empirica que he realizado me lleva a decir que de lejos los lectores de CF son los de inclinacion tecnico-cientifica (profesiones como la informatica, ingenieria, ciencias, sociologia, etc.) las otras areas "humanisticas" estan presentes pero son una fraccion menos relevante.

Victor

Daniel Salvo dijo...

Gracias por lo que me toca, Victor.

vp dijo...

El post anterior no ha querido ser peyorativo en ningun sentido, solo es un dato estadistico. Meses atras realice unas encuestas en las listas Portico y Coyllur, indagando sobre la ocupacion de los lectores de CF, esos fueron a grosso modo los resultados.

Victor

Fabber dijo...

Quizá la palabra no sea "relevante", sino que es una parte minoritaria. Y como ambos saben, los lectores de áreas humanístas siempre van a ser una minoría estadística en muchos análisis, pues la mayoría de las profesiones son de carácter técnico científico. Si hay pocos filósofos, literatos o lingüístas en Coyllur o Pórtico, es porque son estadísticamente una cantidad menor que todas las ramas de la ingeniería, que los abogados (hay más de los que él mundo necesita ;) ) que los médicos, contadores, diseñadores gráficos, etc.

Saludos y gracias por sus comentarios, amigos.

Daniel Salvo dijo...

Fabber: concuerdo contigo sobre lo de los abogados, y eso que soy uno de ellos.
Victor: no aguantan una broma...

Fran dijo...

En mi opinión el "desprestigio de la CF" tiene más de autosugestión de los aficionados que de un desprecio activo por el resto del mundo (que va en masa a los cines a ver pelis de CF) o de los críticos (que casi siempre tienen muy a bien halagar obras de CF, aunque no las que siguen en masa los aficionados).

Todo el mundo dentro del mundillo ha oído/leído a alguien hablar del desprestigio de la CF. La tentación de asumirlo como un hecho sin examinarlo por uno mismo es grande. Hasta yo he caído en eso alguna vez.