11.7.08

Cuando la URSS cayó en manos de Gorbachov

Fue por sorpresa y nadie lo predijo. Entre 1989 y 1991, lo que parecía un estado sólido y monolítico, la Unión Soviética, se disolvió como un castillo de arena ante las olas de la historia. Mikhail Gorbachov fue responsable de acelerar exponencialmente la destrucción de la URSS, por lo que políticamente debe haber sido uno de los gobernantes más ineficientes del s.XX, ya que la primera tarea del dirigente de un país es, al menos, evitar que éste desaparezca. Si tenemos una imagen positiva de él, es porque los EEUU y Europa Occidental se encargaron de fabricarla con toda razón: Gorby les estaba poniendo a la URSS en bandeja. Presentado como un heraldo de la paz, lo cierto es que Gorbachov realizó unos giros de timón tan abruptos a la rígida nave soviética, que la acabó quebrando y hundiendo. La URSS de los 80s estaba en crisis, y ciertamente tenían que realizarse cambios y reformas, pero la voluntad de cambio es insuficiente y hasta contraproducente cuando se tiene una idea errada de como llevarla a cabo.

Aunque la caída de la URSS fue un suceso positivo para el mundo, porque acabó con una tensión bipolar que a veces acercaba escenarios apocalípticos, para los rusos fue su salida definitiva del protagonismo internacional. Rusia se convirtió en los 90s en un hervidero de mafias, empresas quebradas, y ruinas de una gloria pasada. A pesar que últimamente Rusia se ha recuperado un poco y parece no ser el país entrópico de la década pasada, es difícil, o quizá imposible, verla recuperar su lugar como segunda potencia: La Unión Europea, China e India la han superado definitivamente como actores internacionales, y pronto tendrá más competencia con Brasil y México.

Los conservadores en EEUU han querido erigir como responsable de la caída soviética a Ronald Reagan y su proyecto de guerra espacial, los católicos al Papa, los neoliberales al libre mercado y la izquierda a un socialismo mal llevado. Todos tienen un poco de razón pero no mencionan al pez gordo: Gorbachov. Este clip va para el dirigente más buenón y a la vez más inepto del siglo XX: querido por el mundo y odiado por los rusos, pero no por todos ...

1 comentario:

Droper dijo...

¿No sera que queria destruir la URSS?, no se puede ser tan simplista al calificar, recuerda que cuando los comunistas pretendiern recuperar el poder mediante un golpe de estado, la gente en masa salio a las calles a defender al régimen y los cambios que este venia realizando.