23.1.09

1300 muertos después ¿Misión cumplida, Israel?

Los objetivos públicos de "Plomo Fundido" eran principalmente:

1. Detener el lanzamiento de los cohetes dirigidos al sur de Israel.

2. Debilitar a Hamas en su bastión de Gaza.

Más de 1300 muertos y 5000 heridos después, el ejército israelí dio por finalizada su incursión y su gobierno declaró que se habían alcanzado los objetivos. ¿Cuáles? No precisamente los planteados ante el público.

Detener el lanzamiento de cohetes fue simplemente una excusa para bombardear cualquier edificio de Gaza con el pretexto de ser un "emplazamiento" o una fábrica, lo que se usó para legitimar la destrucción de mezquitas, comisarías, casas, facultades universitarias, etc. En suma, toda Gaza se convirtió en un objetivo militar que buscaba destruír un arma tan fácil de armar, portar y desmantelar como el cohete Qassam:

Casi el mismo efecto que bombardear un país para destruír sus escopetas y pistolas. Nulo.

Los cohetes se seguirán fabricando. Y nada garantiza que Hamas no vuelva a utilizarlos a corto plazo, como lo demostró lanzándolos poco después del fin de "Plomo Fundido".

El otro objetivo, el debilitamiento de Hamas, no solo no se ha logrado, sino que tiene un resultado en dirección opuesta. En la incursión el gobierno israelí calcula que han muerto 500 de sus militantes, pero a la vez matando a 1300 habitantes, ha empujado a una población que tiene poco que perder, a luchar en una causa común con los radicales de Hamas. Es sabido que en la lucha contra una organización terrorista, lo único que se logra masacrando una población donde se refugia, es lograr más adhesión a ésta. No hablemos de una ciudad de millón y medio de habitantes. Aquí, en medio de tanta sangre, no se va a hablar de una victoria de los moderados de Al-Fatah por años. Ojalá me equivoque, porque Hamas es lo peor que les ha pasado a los palestinos después de Israel.

Así, los verdaderos objetivos cumplidos se revelan al caer los cuentos para tontos:

1. Una operación punitiva donde no importó el daño a la población, matando e hiriendo a miles de personas, en respuesta a los cuatro muertos por los cohetes de Hamas a lo largo del 2008.

2. Destrucción de la infraestructura elemental de la ciudad (incluídos almacenes de alimentos de la ONU), bajo la excusa de los emplazamientos de cohetes, aumentando condiciones de extrema inhabitabilidad que sigan forzando la migración de la población. Llamémoslo por su nombre: terrorismo de Estado.

3. Dar una imagen dura y halconesca al partido de gobierno, Kadima, que es lo requerido para ganar las próximas elecciones y aplacar las quejas del sur del país, quienes reciben las consecuencias de estar más próximos a jaula del prisionero palestino llamado Gaza. A pesar de todo debe advertirse: las cosas pueden ponerse peor si Kadima y Tzipi Livni pierden las elecciones. Para que se den una idea: ese es el partido de centro.

4. Consolidar la realidad de una causa palestina divida en dos banderas: Hamas y Al-Fatah. Bombardeando (y por ello reforzando) a Hamas en Gaza, han logrado que esa ciudad no vaya abrazar la causa moderada en mucho, mucho tiempo.

5. Tener un elemento más para "ceder" en las negociaciones con el nuevo presidente norteamericano, que representa un elemento menos dócil para la diplomacia israelí que George W. Bush, quien ató los intereses norteamericanos a los israelíes más que sus predecesores. No es una coincidencia que el cese de "Plomo Fundido" haya terminado días antes del inicio del período Obama. Tampoco es otra coincidencia que en esta coyuntura el gobernante norteamericano haya dicho (vale repetir la cita del post anterior):

"... nuestro poder por sí solo no basta para protegernos, ni nos da derecho a usarlo como nos plazca. (...) nuestro poder crece a través de su uso prudente; nuestra seguridad emana de la justicia de nuestra causa, la fuerza de nuestro ejemplo, las templadas cualidades de la humildad y el autocontrol."

4 comentarios:

INTERCAMBIO FILOSÓFICO dijo...

PRONUNCIAMIENTO
¡ALTO AL GENOCIDIO DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO!

No podemos quedarnos callados frente a los acontecimientos recientes a nivel mundial. Queremos explicitar nuestra indignación, en especial, por los diversos atentados que las clases dominantes realizan contra los pueblos del mundo, mediados como están por el deseo de defender sus intereses y privilegios ilegítimos. Lo que está ocurriendo en Gaza (con los más de mil palestinos asesinados por las fuerzas militares del Estado israelí) es sólo la punta del iceberg de lo que ocurre a nivel global.

La sociedad capitalista ha entrado en una nueva y profunda crisis económica, reflejada por desempleos masivos y una recesión generalizada. En la práctica, las grandes burguesías del mundo han destruído toda forma concreta de libertad, igualdad y fraternidad, principios éticos con los cuales, en su etapa revolucionaria, persuadieron al proletariado para que las apoyen en su lucha contra el Ancien Régime. Prometieron llevar a los pueblos a un estado más elevado de existencia. El capitalismo real, sin embargo, no ha traído más que destrucción para todos, poniendo en peligro la civilización en su conjunto.

El tánatos inmanente a este sistema, por ello, debe ser detenido y superado a como dé lugar. No valen, para ello, las soluciones utópicas surgidas en las primeras décadas del siglo XIX, tan manoseadas ahora por algunos gobernantes europeos, que convocan a "moralizar el capitalismo", como si el capitalismo en sí no fuera la causa del problema. Consignas como aquella no hacen sino impedir la profundización en el estudio e interpretación de los problemas del mundo de hoy. Intentan bloquear, por tanto, la posibilidad de darles solución práctica.

Es necesario pues, en este contexto, entender que los objetivos reales de los masacres que actualmente cometen los Estados capitalistas contra el proletariado no son la defensa de "pueblos elegidos", o la "lucha contra las dictaduras" o el "combate al narcotráfico y las drogas". Menos aún la "guerra contra el terrorismo mundial". En realidad, la motivación de estos asesinatos (sea en Palestina, Guantánamo, Bolivia o el Perú) es la defensa "preventiva" del capital y la propiedad privada sobre los medios de producción. Por lo tanto, el origen de estos asesinatos es en última instancia una motivación económica.

Obviamente, al señalar esto no pretendemos alzarnos como inventores de la pólvora. Con este pronunciamiento, sencillamente, nos aunamos a quienes tienen aun la sensibilidad humana para salir a las calles (como los compañeros que han realizado protestas contra la matanza en Gaza), prestos a no quedarse indiferentes ante la violencia generada por el neofascismo, tolerada o ignorada por todos sus defensores y cómplices, conscientes o inconscientes.

Deslindamos, a su vez, con el oportunismo de quienes, en medio de esta crisis, quieren insertar doctrinas premodernas (monarquistas, escépticas, o falsamente postmodernas) en la cabeza de los jóvenes intelectuales. Nos plegamos y hacemos frente, más bien, con todos los que desean superar el capitalismo y toda organización reaccionaria (presente o pasada) basada en el genocidio de la clase trabajadora. El frente único que pedía Mariátegui en los albores del siglo XX es también hoy una necesidad. Un frente que luche por la construcción de una auténtica civilización, basada en el trabajo y el esfuerzo colectivo. Felicitamos pues, a todo aquel involucrado en la inmensa tarea de imaginar y concretar un nuevo mundo posible.

¡VIVAN LAS LUCHAS DE LOS PUEBLOS!
¡ABAJO EL CAPITALISMO!
¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Anónimo dijo...

Sabian que e 75% del territorio que debia formar la nacion palestina NO esta en manos de Israel? Donde esta?

Fue invadido por Jordania, nación árabe que no dudo en invadir el territorio palestino después de la desocupación británica

i r i s e s dijo...

Andrés, se que no viene al caso en este post, pero ando consternada con esos vientos europeos. Algo oí sobre 13 muertos, sobre niños aplastados en un estadio de Madrid. Si te da tiempo escríbete algo al respecto.

Y muchos abrazos,
Iris

estacionesperanza dijo...

Me he quedado desconcertado con que Kadima y Tzipi pertenescan al partido de centro. Por la magnitud de lo sucedido en gaza los hacía de la extrema derecha...
Saludos!

--jorgejhms