31.3.08

Disfrazando miserias para la APEC

En el Perú podemos morar al lado de montañas de basura, pistas rotas, niños mendigos, viviendas despintadas, jardines mal cuidades, pero no importa. Sí importan los lugares por donde pasen los presidentes de la APEC. Allí se reparan pistas (sin importar que en la improvisada refacción causen un caos vehicular a los habitantes de la zona), se barren a los niños mendigos como si fueran cucarachas (ver alarmante reportaje de NAPA), se pintan fachadas y se siembran flores.

La moda de la gobernanza que no es exclusivamente alanista, es tratar a los habitantes del país como algo ajeno, porque un país es su PBI, sus empresas, sus índices económicos, sus calles y plazas, y solo en último lugar sus habitantes. Una cosa es remozar ciertas cosas para un evento internacional, y otra muy distinta cambiar por entero paisajes y realidades en nombre, no del bienestar de los habitantes, sino de la buena impresión de Putin, Bush, Hu Jintao y compañía. No, señores, no tenemos niños mendigos, nuestros jardines son versallescos, nuestro asfalto afirmado, y quizá, con un buen transplante de gente en las rutas indicadas, puedan cambiar el paisaje demográfico del peruano apurado y mil oficios, por las de yuppies encorbatados.

No importamos nosotros, solo las visitas. "Es por tu bien, hijito" te responderá mamá-gobierno, que se olvida del contrato social y para qué demonios el pueblo acepta una división de poderes con gente que manda y gente que obedece. Me convenzo cada ves más sombriamente que el 2011, o antes quizá, caigamos por culpa de esta mentalidad en manos de la propuesta más extremista que se nos presente, que no serán los Humala, sino algún "X", siendo "X" la constante peruana del candidato sorpresa que repunta 6 meses antes de las elecciones.


A pesar que aún no me inavde el anti-alanismo, no veo aún evidencia alguna del "cambio responsable" por parte de este gobierno, sino todo lo contrario: "inercia irrresponsable", igual a la de Toledo, con el agravante que el "piloto automático" en materia económica, cuanto más años está activado aumenta las probabilidades de un choque catastrófico. Un pueblo no solo vive de purgantes y esperanzas de "chorreo", y menos de gestos ornamentales pensados en las visitas antes que en su propia calidad de vida.

La visita de la APEC, que es algo positivo, puede tener efectos contraproducentes con esta lógica. Sigamos barriendo bajo la alfombra a los niños trabajadores, a nuestra realidad tangible, y de la alfombra saldrá un monstruo vengativo y furioso que no se detendrá ante nada.

El tema en:
NAPA: No Apto para Adultos. Redadas contra niños trabajadores
Utero de Marita: Aborda lo de NAPA y también la pregunta ¿por qué APEC y no Pisco?
Diario de IQT: Los indeseables de la APEC
El blog de Cayo: 10 razones para odiar a la APEC

2 comentarios:

Cristania Andoandorello dijo...

Y eso que si a los presidentes de la APEC se les da por visitar Pisco, todos vamos a quedar como unos marranos.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.